explicación de cómo funciona una estación meteorológica
Estaciones Meteorológicas > ¿Cómo funciona una estación meteorológica?

¿Cómo funciona una estación meteorológica?

Es bastante más común de lo que crees realizarse esta pregunta. Porque ahora las estaciones meteorológicas más pequeñas y sencillas pueden recabar un montón de datos, cuando antes se necesitaban estaciones de mayores dimensiones. ¿Cómo es posible ello?

La tecnología ha hecho que cada vez se consigan instrumentos de medición más pequeños, y esa es la clave del avance en el mundo de la meteorología. Y es que el funcionamiento de una estación meteorológica ya no se basa en termómetros de mercurio y de una supervisión manual (aunque sea una actividad muy entretenida). De hecho, la gran mayoría de las mejores estaciones meteorológicas del 2020 son bastante sencillas.

Para responder a esta pregunta, vamos a explicarte cómo funcionan las estaciones meteorológicas y cada uno de sus componentes.

Diferentes instrumentos meteorológicos

La mayoría de instrumentos modernos trabajan con la resistencia eléctrica de diferentes elementos. Esto significa que, según la capacidad de energía que tenga cada material y según cómo le afecta la meteorología, el instrumento ofrecerá unas mediciones u otras.

Sensores de temperatura

O también llamado termómetro, aunque los actuales distan mucho de aquel que aparece cuando te imaginas uno de ellos. Utilizados tanto en el interior como en el exterior, te va a sorprender que ninguno de los tres sensores de temperatura que se usan en la actualidad tiene un frasco de mercurio que sube y baja.

El termistor se basa en una resistencia que responde a los cambios en la temperatura, es decir, que a mayor alteración tenga el material utilizado para la resistencia, mayor (o menor) será la temperatura que está detectando. Suele utilizarse cristal y óxidos metálicos dentro de una solución de epoxi.

El termopar, o termocupla, se basa en los metales. Se utilizan dos metales distintos unidos entre sí que se ven alterados de forma distinta cuando la temperatura cambia. A través de un sistema electromagnético se detectan dichos cambios y se mide el paso de la electricidad de entre estos dos materiales.

Por último, el PTD utiliza un solo tipo de metal, que por lo general suele ser platino. Si la temperatura cambia, el metal se altera y se convierte en más o menos resistente a la electricidad. Este efecto es detectado por el ordenador del termómetro y lo traduce en unidades de medida.

instrumento que explica cómo funciona una estación meteorológica

Barómetro

El barómetro mide la presión de la atmósfera, por lo que sería lógico que su funcionamiento se base en el peso que se siente. Para ello se utiliza un metal o elemento semiconductor que sea especialmente sensible a estos cambios de presión. Cuando el barómetro detecte más presión, la electricidad variará.

Esta corriente transmitida se mide por la estación meteorológica y es capaz de traducirla en hectopascales, la unidad de medida de la presión atmosférica.

Higrómetro

El higrómetro es de los instrumentos más importantes de una estación meteorológica, ya que mide la humedad y este es un gran indicativo de que puede llover próximamente, incluso en interiores para la detección de focos de moho.

Su funcionamiento es sencillo: se utiliza un electrodo metálico y una capa de polímero que son capaces de absorber las pequeñas moléculas de agua en suspensión que hay en nuestro alrededor.

Esto afecta a la resistencia eléctrica de estos elementos, por lo que según la electricidad que los recorra la estación meteorológica te ofrecerá un porcentaje de humedad distinto.

foto sobre cómo trabajan las estaciones meteorológicas

Pluviómetro

El pluviómetro es el que menos secreto tiene. Se trata de un recipiente que se va llenando de agua de lluvia, granizo o cualquier otro tipo de precipitación posible que al final nos permitirá saber cuánta cantidad ha caído en un espacio y tiempo determinado.

Algunos pluviómetros van más allá, teniendo sistemas complejos que permiten grabar las diferentes mediciones y sin que se requiera de una supervisión constante.

Anemómetro

Mide la velocidad y la dirección del viento. Existen tres opciones comunes y muy interesantes.

El anemómetro de hélice y la veleta es mucho más sencillo y utilizado desde tiempos inmemoriales. La hélice, según las vueltas que dé, permite calcular la velocidad del viento, mientras que la veleta te indicará de qué dirección sopla.

El anemómetro sónico utiliza ultrasonidos para detectar el viento. Se utilizan un emisor y un receptor que, según la fuerza y la velocidad del viento, detectarán que las ondas ultrasónicas tardan más o menos en ser captadas, lo que nos dará una medición muy exacta de estos dos conceptos.

Por último, el anemómetro de copa utiliza una hélice horizontal formada por tres recipientes que giran a más rápido a mayor velocidad del viento haya. En combinación con una veleta, se obtiene también la dirección del viento.

Ahora ya sabes cómo trabajan las estaciones meteorológicas, incluso quizás te hayan entrado ganas de tener una. Si ya posees una estación meteorológica quizá también te interese nuestro artículo sobre los instrumentos de una estación meteorológica.

Quizás de aquí unos años salgan nuevos métodos de medición que ni siquiera podemos imaginar.